imagen golpe calor coche

Ha llegado la primavera y con ello el buen tiempo. Las actividades al aire libre con tu perro aumentan pero, ojo! Los golpes de calor también.

Debemos tomar ciertas precauciones con nuestras mascotas en las horas fuertes de calor:

  • No dejar nunca al perro en el coche. Aunque sea por poco tiempo, las consecuencias pueden llegar a ser nefastas. Dentro del habitáculo, las temperaturas pueden llegar a ser extremas y la ventilación nula.

imagen tabla golpe de calor

  • Evitar hacer deporte con ellos ni dar largos paseos a las horas más calurosas.
  • Su sitio de descanso debe ser un lugar techado y ventilado.
  • Deben tener siempre a su disposición agua limpia y fresca para que puedan refrigerarse e hidratarse.
  • Evitar que permanezcan en el asfalto pues éste puede alcanzar temperaturas muy elevadas. Como ya os he comentado en artículos anteriores, los perros carecen de glándulas sudoríparas por el cuerpo, por lo que sus únicos mecanismos de defensa contra el calor es el jadeo y las almohadillas.

Síntomas ante un golpe de calor:

  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Salivación excesiva
  • Respiración alterada.
  • Perdida de color en las mucosas. Las encías se vuelven blanquecinas.
  • Pupilas dilatadas.
  • Incapacidad para moverse con normalidad.

Todo ello puede provocar:

  • Deshidratación
  • Pequeñas manchas rojas (sangre) en la piel.
  • Hemorragias internas.
  • Fallo multiorgánico.
  • Insuficiencia respiratoria
  • Insuficiencia renal y hepática

¿Cómo actuar? Primeros auxilios

Ante la mínima sospecha de que tu perro esté sufriendo un golpe de calor, debes acudir rápidamente al veterinario. Si no tenéis acceso a un veterinario de forma inmediata o durante el traslado, debéis tomar las siguientes medidas:

  1. Refrescar al animal con agua no demasiado fría. La temperatura del perro no debe bajar de manera inmediata para evitar daños cerebrales.
  2. Ubicarlo en un lugar fresco con toallas húmedas pero sin envolverlo en ellas. De lo contrario éstas no dejarían expulsar el calor.
  3. Poner hielo en la cabeza, ingles y axilas.
  4. Aunque su temperatura haya disminuido, debéis acudir lo antes posible al veterinario para evaluar los daños internos.

Recordad que la mejor medicina es la prevención. Tened en cuenta todos estos consejos para evitar que el animal sufra un golpe de calor con un desenlace que puede llegar a ser fatal.

Feliz miércoles perrer@s!

María Morales Martínez

Educadora y terapeuta canino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*