perro lamiendoTodos los que tenemos perros, como animal de compañía, sabemos que el que tu perro te quiera lamer es una señal amistosa. Pero, ¿Es siempre el motivo por el que realizan este gesto? A continuación veremos cómo interpretarlo:

Razones que llevan a tu perro a lamer

1. Comunicación no verbal:

Como indicábamos antes, el lamido es una señal de afecto que el animal utiliza para comunicar que eres de su agrado, que está contento por verte, que quiere interactuar contigo etc. Es parte de la comunicación verbal que ya hemos visto en artículos anteriores. Para los que aún no lo habéis leído, os dejo el enlace.

Aprende su lenguaje corporal!!

2. Instinto exploratorio:

El lamido en los perros, es el equivalente al sentido del tacto en los humanos. A través de éste, obtienen información sobre la persona o animal o cosa,  que le ayudará a reconocer si es algo o alguien ya conocido, nuevo, similar.

3. Señal de calma:

También podemos asociar el lamido a una señal de calma ante una situación incómoda para ellos. Cuando regañamos a nuestros perros, son muchos los que posteriormente se acercan intentado lamernos como muestra de sumisión y respeto. Es una manera de comunicarnos que no quiere conflictos.

4. Reclamo:

Esta situación, seguro que se os ha dado en más de una ocasión. Cuando el animal quiere o necesita vuestra atención para conseguir algo, tiende a utilizar el lamido como reclamo.

5. Sentido del olfato:

En ocasiones, simplemente nos lamen porque se han sentido atraídos por el olor de algo comestible que se ha quedado impregnado en nuestras manos.

6. Curar una herida:

Cuando tenemos una lesión en la piel, el perro siempre tiende a olisquearla y lamerla. Es puro instinto de protección, al igual que ellos se lamen sus heridas, y la madre lo hace con sus cachorros para mantenerlos limpios. Por supuesto, no os aconsejo que dejéis al animal que lo haga, puesto que la boca del perro contiene muchas bacterias que podrían hacer que la lesión empeorara.

7. Estrés:

Algunos perros lamen de forma compulsiva. Ésta anomalía está directamente ligada a un estado ansioso o de estrés. Si ésto le ocurre a tu perro, debéis observar cuál es el motivo que lo provoca o buscar la ayuda de un profesional que os asesore.

Como podéis observar, son muchos los motivos por los que vuestros perros realizan esta acción. Desde aquí, os animo a observarlos y a estudiar su forma de interactuar con nosotros para poder comprenderlos mejor.

Feliz jueves perrer@s!
María Morales Martínez
Educadora y Terapeuta Canino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*