SAMSUNG

En multitud de ocasiones, he recibido consultas relacionadas con la posibilidad de adoptar a otro perro para que le haga compañía al que ya tienen en casa. ¿Se trata de una buena idea?

Para empezar, debéis tener en cuenta que si la idea surge como posible solución al problema de ansiedad por separación que tiene el perro que ya tenemos en casa, ésto probablemente no funcionará.

Cuando el perro sufre este trastorno, canaliza su ansiedad llorando, aullando destrozando muebles o haciendo sus necesidades en casa. Estas reacciones son debidas a la ansiedad que les provoca separarse de su propietario, independientemente de que haya o no otro perro en casa. Sí es cierto, que en ocasiones, cuando el perro tiene ansiedad por soledad (no por separación) obviamente el problema se soluciona, pero no es lo común.

Aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de adoptar un segundo perro:

  1. Ser prudentes a la hora de elegir al compañero. No todos los perros tienen por qué llevarse bien. Si tu perro es dominante, lo ideal es que el otro sea muy sumiso. De esta manera evitaremos problemas a la hora de establecer la jerarquía. También es buena opción, que sean de diferente sexo. Un macho y una hembra, también pueden pelearse, pero las probabilidades son mucho más bajas que si ambos son del mismo sexo. Por último, si nuestro perro es muy sumiso, adoptar a otro con el mismo nivel de dominancia que él o menor aún. De ésta manera evitaremos futuros conflictos.
  2. Si aun tomando estas medidas los perros se pelean, lo ideal es no interferir en esas disputas. Aunque cueste trabajo no mediar, ambos tienen que establecer su posición jerárquica dentro del grupo. Si siempre interferimos, el conflicto quedará sin resolver y por tanto las peleas continuarán. Es mejor que ellos aclaren su posición y sólo intervenir en los casos en el que la salud de alguno pueda peligrar.
  3. Para evitar el problema anterior, es mejor cerciorarse antes de adoptarlo de que hay química entre ellos. Dejarles juntos una semana de prueba será suficiente. Si todo va bien, la adopción puede llevarse a cabo.
  4. Tratar a ambos por igual y dejar claro que tú tienes la primera posición jerárquica, será la clave para evitar futuros problemas y disputas entre ellos.
  5. Evitad en la medida de lo posible, adoptar a un cachorro si vuestro perro ya ha alcanzado la edad adulta y sus momentos de juegos son muy reducidos. El cachorro lo único que hará es incordiar al adulto, y ello puedo provocar un conflicto.
  6. Tened en cuenta que doble perro, implica doble gasto. Si creéis que económicamente no podéis afrontar este gasto, no toméis la decisión de adoptar. Además de las vacunas, el microchip y las desparasitaciones, ese perro antes o después enfermará y tendréis que hacer frente a los gastos veterinarios que precise.

Si ya tienes un perro y estás pensando en adoptar otro como compañero, ten en cuenta los consejos anteriores para evitar sorpresas!

Feliz martes perrer@s!

María Morales Martínez

Educadora y terapeuta canino

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*