Algunos canes, nunca se sienten saciados con la comida que le proporcionamos. Siempre quieren más y si no tienen acceso a ella, comenzarán a adoptar sorprendentes habilidades para conseguirla.

Observemos primero el sieguiente video:

Al igual que los humanos, hay perros más glotones que otros, pero debemos tener en cuenta que existen varios motivos por los que han desarrollado esas ansias por comer:

  • El aburrimiento. Un perro falto de actividad física y mental, se sentirá muy frustrado y ello le llevará a buscar nuevas actividades para desarrollar sus instintos y combatir el aburrimiento.
  • Problemas de salud. Algunas enfermedades o fármacos provocan que el animal esté más hambriento de lo normal. Por ello, siempre es aconsejable acudir al veterinario si has observado que el cambio ha sido repentino.
  • Ansiedad por separación: algunos perros que sufren este trastorno canalizan su estrés dándose auténticos atracones con todo lo que encuentran por su paso.
  • Educación permisiva. Normalmente, éste junto al aburrimiento, es el motivo más común por el que el perro roba comida. Si desde que el perro es joven, no se le ha enseñado correctamente, adquirirá increíbles habilidades para robar comida cuando estéis despistados.

¿Cómo solucionamos el problema?

  1. Si tienes un perro glotón, debéis siempre racionar su comida en dos partes. Una por la mañana y otra por la tarde.
  2. Para engañar un poco a su estómago, podemos añadir agua caliente al pienso. El agua provocará que el pienso aumente de tamaño y se sentirá más saciado.
  3. Nunca debe de tener la comida a su disposición. Es decir, los horarios deben ser siempre los mismos para crear una rutina. La incertidumbre provoca nerviosismo y su cabeza empezará a tramar planes sobre cómo conseguir comida si se siente hambriento. Además, antes de ofrecerle el plato de pienso, debe permanecer sentado y quieto hasta que des la orden de que puede empezar a comer.
  4. No permitir acceso a la cocina ni a la mesa cuando estamos comiendo.
  5. Extrema precauciones si no puedes estar atento. Los perros ladrones de comida suelen aprovechar nuestros despistes para robar comida sin ser descubiertos. Por tanto, recuerda siempre cerrar el cubo de la basura y toda la comida a la que él pueda tener acceso.
  6. Pillarlo in fraganti. Es la única manera de corregir la conducta y para ello hay que estar muy atento. Si no lo ves haciéndolo, corregirle no servirá de nada porque no lo entenderá. La corrección debe ser firme y con autoridad. Un NO fuerte acompañado de un golpe en una puerta o algo que haga ruido será suficiente. Nunca le peguéis al perro.

Ya tenéis la teoría! Ahora solo tenéis que ponerlo en práctica. Recordad que si tenéis dudas, podéis compartirlas con nosotros dejándonos un comentario.

Feliz Martes perrer@s!

María Morales Martínez

Educadora y terapeuta canino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*