DOG CAR WINDOWCon la llegada del buen tiempo, las actividades al aire libre aumentan y ¿qué mejor idea que disfrutarlas en compañía de vuestra mascota? Pero a veces, esta situación se convierte en una pesadilla para vosotros, por el simple hecho de tener que viajar en coche con ellos.

Hay muchos perros que tienen un miedo atroz a viajar en coche. Aunque el trayecto sea corto, sólo de pensar que tienen que entrar en él, comienzan a temblar y a salivar. Por eso, hoy voy a explicaros los motivos y la solución.

¿Por qué ese miedo?

Puede haber varios motivos, pero lo que es evidente es que alguna mala experiencia han sufrido en situaciones anteriores. Puede ser bien, porque se sientan fatigados en el trayecto y ello le provoque vómitos o una sensación de malestar o simplemente porque el coche es un lugar ruidoso y con movimientos bruscos que les puede llevar a entrar en pánico.

Sea cual sea el motivo, cambiar la perspectiva en ellos no es complicado.

¿Qué debo hacer?

Para empezar, NUNCA debéis montarlos sólo y exclusivamente en el coche para acudir al veterinario o a la peluquería. Estaréis de acuerdo en que a la mayoría de los perros no les gusta ir a que los vacunen, les saquen sangre o les corten las uñas por poner un ejemplo. Si sólo viajan en coche para acudir a sitios que no son agradables para ellos, las reacciones de miedo ante la presencia de éste sucederán de forma instantánea por asociación.

Para extinguir este miedo, debemos trabajarlo paulatinamente con las siguientes pautas:

  • La primera semana, trabajaremos todos los días subiendo y bajando al animal del coche y premiando con un trozo de comida o un juguete. No arrancaremos el motor en ningún momento.
  • En la segunda semana, trabajaremos exactamente igual pero arrancaremos el motor sin poner el coche en marcha.
  • A partir de la tercera semana, podemos empezar a hacer viajes muy cortos y terminarlos con juegos y comida. Es decir, comenzamos recorriendo 100 metros y vamos aumentando la distancia progresivamente. Lo importante es que el trayecto siempre tenga un final feliz!

Como siempre os digo, si tenéis cualquier duda, podéis poneros en contacto conmigo a través de la web, registrándoos en el blog o en el apartado de contacto.

Feliz martes perre@s!

María Morales Martínez

Educadora y terapeuta canina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*