perro cepilladoAlgunos de vosotros que ya me conocéis, sabéis que, además de ser educadora canina, soy peluquera. Por tanto, conozco en profundidad los problemas que algunos sufrís a la hora del cepillado.

Sabemos que cepillar al perro puede convertirse, en ocasiones, en una auténtica tortura, tanto para el animal, como para el propietario. Los niveles de estrés pueden ser tales, que algunos lo dais por imposible y por tanto la acumulación de nudos está asegurada.

¿Por qué no debemos dejar de cepillar a nuestro perro?

Como apuntábamos antes, si no cepilláis al animal con asiduidad, en pocos días estará lleno de nudos que serán cada vez más complicados de quitar. Si no quitamos los enredos, las consecuencias podrían ser las siguientes:

  • Dermatitis por la falta de transpiración de la piel.
  • Lesiones que se provocan ellos mismos por la incomodidad que el nudo les provoca.
  • No podremos controlar bien si se ha contagiado de algún parásito.
  • Mal olor corporal.
  • No podremos ver si tiene alguna lesión en la piel por debajo del nudo.
  • Acumulación de suciedad y ácaros que arrastran hasta nuestro hogar.

¿Cómo evitar el problema?

Para los perros de pelo largo, lo ideal es acostumbrarlos desde que son cachorros. Ésto lo haremos en principio como si fuera un juego, dónde cepillaremos despacito e iremos dando alguna chuche cada vez que permanezca quieto. El cepillado, debe ser algo agradable para ellos, no una lucha. Debemos establecer una rutina, a ser posible, diaria ya que es parte de su socialización.

¿Qué haremos si el problema ya existe?

Si el animal ya es adulto y las pautas anteriores no se han tomado, o no hemos tenido éxito al llevarla a cabo, tendremos que reeducarlo en los hábitos de higiene.

Para ello, lo principal es armarnos de paciencia, puesto que el cepillado ya se ha convertido en algo temible para él y ahora debemos revertir la situación.

  • Empezaremos la terapia cuando el perro esté recién pelado. Con la ausencia de nudos, los tirones del pelo desaparecerán y el cepillado se convertirá como un masaje para ellos.
  • Además, igual que en el caso anterior, iremos ofreciendo premios comestibles para reforzar una actitud relajada y tranquila.
  • Con el tiempo, empezarán a aparecer los primeros nudos, pero como nosotros ya hemos ido trabajando la resocialización del perro con el cepillo, la reacción de éste ante la tensión del pelo debe ser mucho más leve.
  • Ante el nudo, usaremos dos tipos de cepillos que podréis encontrar en tiendas especializadas, como www.elpastoraleman.net:

quitanudos para poder cepillar pelo

  • Carda:Debemos ir muy despacio para intentar hacerle el menor daño posible

Carda para cepillar pelo

Es sólo cuestión de tiempo y paciencia que el animal vaya tolerando el cepillado hasta convertirlo en una actividad agradable para él.

La clave del éxito: La constancia.

Feliz jueves perrer@s!

María Morales Martínez

Educadora y Terapeuta Canino.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*